No admitimos a ningún otro. Son estos y no se hable más.

Llamar a la Gala Met la noche más importante para el mundo de la moda no es algo baladí, y es que no hay nada en ella que nos haga pensar que el trabajo y talento de diseñadores clásicos como Balenciaga, Lanvin, Poiret, Givenchy, Dior, Chanel, Balmain o Schiaparelli fue en vano y que de sus diseños hoy no beban la mayoría de creativos de Dolce&Gabbana a Prada, pasando por Versace, Valentino, Diesel o Thom Browne.

Una noche por y para los amantes de la moda en su máximo esplendor que, en esta edición, giraba en torno a la temática Sleeping Beauties: Reawakening Fashion o una oda a la naturaleza en tiempos de sostenibilidad, antesala de la exposición homónima del icónico museo americano.

Una celebración de “la naturaleza como una metáfora de la moda, su fragilidad y fugacidad”, con Zendaya, Jennifer Lopez, Chris Hemsworth y Bad Bunny como imponenentes anfitriones sobre una alfombra roja que nos ha adelantado las tendencias y estilismos que vestiremos durante los próximos meses y que nos han sumido en un verdadero síndrome de Stendhal.

Porque si en el aire se respiraba un concepto tan inspirador como el de «garden of time», en los looks que pudimos ver cualquier referencia floral era casi una obligación. Un guiño que féminas como Lily James (de Erdem), Zendaya (de John Galliano para Maison Margiela), Sarah Jessica Parker (de Richard Quinn), Gigi Hadid (de Thom Browne) o Demi Moore (de Harris Reed para Nina Ricci) dominaron a la perfección, pero que algunos caballeros supieron hacer suya hasta el punto de hacernos colapsar.

Una rendición masculina absoluta a la flora, como más bella expresión de la belleza, de la que supieron sacar provecho nuestros favoritos de la noche, que supieron hacer sombra al buenorro de la noche, Chris Hemsworth, que debió dejarse los pistilos en casa. Aquí nuestros favoritos:

Fotos actores: Getty Images

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *