Aunque el tiempo no nos termine de convencer… ¡YA ES PRIMAVERA!, y no podíamos faltar a nuestra cita contigo por todo lo grande. Sebastián Yatra y Manolo Caro, Manolo Caro y Sebastián Yatra se convierten en nuestros flamantes chicos de portada porque son, sin duda, la pareja de la temporada. Se conocieron durante el rodaje de ‘Érase una vez, pero ya no…’ para Netflix y, desde entonces, no han querido separarse. Un nuevo éxito del cantante reconvertido, por Manolo, en actor que, además, nos ha puesto a bailar con su último disco ‘Dharma’, con el que girará en verano por España.

Dos buenos anfitriones para un numerazo en el que no nos olvidamos de Mark Ronson y su colaboración con Audemars Piguet o la de Fabio Quartaro para IKKS, de Ben Whishaw, la Instax Mini Evo, lo último de Rains, las zapas WeBrave, esos CEO’s molones que nos ponen mogollón, de Lapo Elkann, las secciones gastro de nuestro dear Josep Ventura, de Felipe Bao y su propuesta china al más alto nivel, la selección de hoteles o esos destinos maravillosos que necesitas para olvidarte de todo, Varry Brava, Alexander Skarsgård, Elizabeth Moss, el género western al más puro estilo queer, el arte de Rubén Rodrigo, Álvaro Linares y Ramón Tormes, el gustito interior de Louis Denavaut y su ojo como arquitecto creativo, los libros, series, películas y discos que tendrás que leer, ver y escuchar durante los próximos tres meses y un pequeño/gran homenaje a Mark Wahlberg (y a su paquete) que son, siempre, la alegría de la huerta.

Esto y mucho más en menos que sube el precio de la gasolina en tu kiosco de cabecera. Otro número más hecho con puro amor para seguiros agradeciendo vuestro apoyo y lectura para que el papel siga dándonos alas para volar. Zelenski, ¡resiste!

Fotografía: Juan Crisol Estilismo: Jose Lupa Pelos y Maquillaje: Cochi Alexander Ayudantes de estilismo: Alejandra Humanes y Alba Marín Dirección: Juan Antonio Gómez Coordinación: Bru Romero

en el Hotel VP Plaza de España

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *