En 1889 París se volvió una fiesta con la Exposición Universal, un acontecimiento que consagró el barrio de Montmartre como capital cultural del mundo. Este momento que años después  revivieron Hemingway y Scott Fitzgerald, puedes vivirlo ahora en primera persona a través de la propuesta gastronómica de uno de los espacio más bellos del Gran Meliá Palacio de los Duques, el restaurante Montmartre 1889. Así, el espacio propone durante el mes de noviembre un viaje a través de la gastronomía española y los vinos franceses.

Sillones de terciopelo rojo y bancos de capitoné fijados a la pared te harán sentir parisino incluso antes de sentarte a la mesa. La carta ofrece recetas de toda la vida pero con ligeras modificaciones que convierten cada plato en una propuesta de vanguardia. Todos ellos elaborados con productos de temporada como son el pichón, el corzo, el bonito o el calamar, que dan lugar a una propuesta que combina mar y montaña.

El menú emula los pasos que artistas como Picasso o Toulouse-Lautrec siguieron para crear sus obras. Todo comienza con la elección del tema. Una primera parada que incluye croquetas líquidas de jamón ibérico o el caviar comme en Aquitaine. La siguiente fase es la elaboración de un dibujo previo, que en la mesa se traduce en creaciones saludables como el ceviche de mango con bogavante gallego, platos creativos como la ensaladilla al caldo madrileño y sabores clásicos como lo los raviolis frescos con trufas y setas.

El siguiente paso es la impregnación del color. La encontramos en el menú dividida en Cote mer y Cote terre. La primera ofrece platos como el calamar en su tinta o el taco de bonito en escabeche y la segunda incluye propuestas de temporada como el lomo de ciervo o el cochinillo crujiente. Por último, retoques definitivos del cuadro los hacemos con cucharilla de postre disfrutando de unas castizas  torrijas o churros con chocolate.

Para acompañar cada uno de los platos encontramos una extensa carta de vinos que hacen de este caldo el verdadero protagonista del restaurante. Todas las regiones de los países vecinos se ven representadas así en este espacio único en el que disfrutarás de un viaje por la gastronomía española y francesa flanqueado por cuadros y murales inspirados en la Exposición Universal de aquel París de 1889. Conviértete en uno los invitados de una fiesta que empezó siglos atrás y que ahora puedes disfrutar en Madrid.

Posted by:Benito Guerrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *