No sabemos si serán una moda pasajera, un homenaje a la película maldita (y homónima) de Al Pacino o si, por el contrario, han llegado para quedarse, pero los bares de cruising están de moda, y no seremos nosotros los que queramos negar la evidencia.

No son pocos los bares pensados para hacer cruising que han ido abriendo en toda nuestra geografía. Algo que, en un principio, podía ser impensable, dado que esta actividad siempre se ha llevado a cabo al raso, en plena naturaleza, y alimentando el grado de morbo que tiene que te puedan pillar manteniendo sexo. Parece que la vaguería por desplazarnos a esos lugares recónditos y fuera del radio normal de ajetreo popular, para llevarlo a cabo, ha comenzado a anidar entre nuestras pulsiones más íntimas y cada vez nos importa menos que en estos lugares de exclusivo encuentro carnal podamos encontrarnos hasta al vecino del cuarto.

La libertad sexual se vive cada vez más de manera natural y sin tapujos, y para prueba estos puntos de encuentro donde dar rienda suelta a nuestras más bajas pasiones sin salir del barrio. ¿Serán rentables o tendrán que luchar con esos parques, jardines o lugares de esparcimiento que tan sugerentes salen al paso del fervor testosterónico del personal? ¿Harán perder el encanto propio de quien se sabe furtivo en mitad de la oscuridad y con el único sonido cercano del respirar jadeante entre árboles y hojarasca? Lo que sí tenemos muy claro es que lo hagas donde lo hagas, lo hagas con protección. El mejor sexo es el que mañana no tendrás que lamentar.

Aquí, unas direcciones para los más interesados:

THICK Bar Madrid
c/ de San Marcos, 16

Night Barcelona – Esquerra Eixample
c/ de la Diputació, 161

Boyberry Madrid
c/ de Valverde, 3

Berlin Dark / Barcelona
Passatge de Prunera, 18

Tête-à-Tête / Valencia
Carrer del Gravador Jordán, 1

PRIDE B4R / Sevilla
c/ Trajano, 38

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *