Cuando aún seguimos sin creernos que Roger Federer vaya a colgar la raqueta al terminar la Laver Cup, en Londres, esta semana no podemos volvernos más locos con los dos pares de zapas que forman parte de su último match point.

Y es que el tenista suizo se alía con Ronnie Fieg, diseñador de calzado de ropa y fundador de Kith, para dar luz a un set de zapatillas doble, THE ROGER: THE ROGER RF2 Set, formado por unas THE ROGER Clubhouse Mid (diseñadas por Federer) y las THE ROGER Pro (diseñadas por Fieg), dos estilos totalmente distintos, pero absolutamente simbióticos que lo mismo te valdrán para echarte el pisto por la calzada como jugar el mejor partido de tenis de tu vida al más alto rendimiento.

Un cambio de roles en el que tanto Federer como Fieg se afanan por exprimir al máximo las siluetas contrarias a las que ellos llevarían, dando como resultado dos nuevos objetos de tu deseo si eres un verdadero amante de las zapatillas deportivas «de autor». Dos opciones que sin perder el rollito lifestyle también desafían desde el punto más tecnológico, pues mientras que la Clubhouse Mid cuenta con la la tecnología CloudTec® y Speedboard®, exclusiva de On, con entresuela fabricada en espuma de gravedad cero y una amortiguación solo ideada para campeones, la Pro apuesta por un empeine más ancho y una puntera de goma para que tus movimientos (principalmente los laterales) sean más rápidos.

Dos modelos que se venden de manera conjunta, un 2×1 de lo más exclusivo, que también cuentan con ese puntito especial que brinda el cuero 100% vegano, que el logo del cuarto lateral presente el escenario del US Openl y a escultura Unisphere, un guiño a la ciudad natal de Fieg, Queens (Nueva York) o que el pack venga con una bolsita de arcilla para que las puedas customizar a tu gusto (viene con manual de instrucciones por si eres torpe hasta manchando tus zapatillas) y así convertirte en lo más cercano a un rey de Wimbledon. Federer te vamos a echar de menos.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.