Con la vuelta a la rutina y, más aún, a esta rutina terrorífica que estamos viviendo, necesitábamos de un aliciente audiovisual con el que entretenernos y sobrellevar el peso y la carga de los nuevos tiempos. Parece que nuestras plegarias han sido atendidas antes de tiempo y es que si ya nos estamos frotando la mano con series como Away, Upright, Memorias de Idhún o Ratched de Ryan Murphy es, de nuevo, Mr. Murphy quien se encarga de devolver a la vida a The Boys in the Band, como productor de aquella obra de teatro que hablaba de un grupo de amigos homosexuales en plenos años 70.

Pero esta vez, la obra de teatro se vuelve a convertir en película con una reactualización de la historia que dio tanto de qué hablar hace décadas cuando aquel año 70, el director de cine William Friedkin (The French Connection, El Exorcista o Cruising) se volvía a lanzar a la piscina con una trama escrita por Mart Crowley, dramaturgo moderno, arriesgado y con una obra con mucha pluma para la época. El retrato visceral y tragicómico de un grupo de amigos gais que, reunidos para celebrar el cumpleaños de uno de ellos, enfrentan sus miedos y debilidades en una noche donde los cuchillos están afilados y las copas nunca se llegan a vaciar. Un guión, aún, de plena actualidad y adaptado, de nuevo, por Crowley que, recientemente fallecido, echó un cable a un Murphy en estado de pura gracia que como Friedkin o Joe Mantello, en el revival de 2018 que tuvo lugar en Broadway, sabía que tenía un diamante en bruto entre las manos.

Una puesta en escena que podremos ver a partir del próximo 30 de septiembre en Netflix y que, sin duda, ha despertado el interés de los más cinéfilos de la sala que no quieren perderse este título de lo más sugerente y, más, sabiendo que contará con el mismo elenco que en 2018, es decir, con Matt Bomer, Jim Parsons, Zachary Quinto, Andrew Rannells, Charlie Carver, Brian Hutchison, Michael Benjamin Washington, Robin de Jesús y Tuc Watkins. Volverás a no querer salir de casa. ¡Gracias, Ryan Murphy!

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *