Ha sido toda una sorpresa pero pocos serán los que se atrevan a poner en tela de juicio el talento y años de profesionalidad de una periodista como Rosa María Mateo, una histórica de la televisión de nuestro país que, alejada desde hace casi 20 años de la tele, ha sido elegida como administradora única de RTVE después de meses negros sin llegar a ningún acuerdo por ninguna de las partes. ¡Enhorabuena compañera!

Ya era hora de que una persona lo suficientemente preparada como para dirigir un puesto de importancia en España fuera elegida, obviando las elecciones a dedo, la juventud como brisa nueva de esperanza (cuando lo más seguro es que no se necesitaba) o el hombre a la mujer. Estuvo a punto de serlo el también periodista (y crítico musical) Tomás Fernando Flores pero fue rechazado.

Aunque en segunda votación, la Mateo se hizo con el cargo. Un nombramiento que también sorprendía a nuestra compañera burgalesa, la cara más que reconocible de aquel Informe Semanal de antaño, el Telediario de La 2 de TVE o, ya en la privada, las Noticias de Antena 3. Una de las mujeres que abanderó como pocas el buen hacer periodístico durante la Transición que supo tocar casi todos los palos dentro de profesión (y hacerlo bien) y fue víctima, en 2003, de esa tradición que hay en nuestro país de no valorar a la gente con unas tablas, con una edad y menos siendo mujer. “En una mujer las arrugas están peor vistas que en un hombre. Las mujeres se sienten obligadas y muchas se operan. Es como si la sociedad rechazara a las mujeres mayores. No se está valorando la experiencia”, explicaba casi 10 años después Mateo.

Hoy, vuelve a sus orígenes, a la casa que le vio dar sus primeros pasos como contadora de la más cruda información y lo hará de manera temporal “hasta que se produzcan los nombramientos de los consejeros” en un cargo que levanta ampollas y en el que se encargará de la administración y representación de la Corporación, pudiendo firmar contratos, destituyendo a cargos directivos, nombrando nuevos y demás capacidades ejecutivas completas.

Hoy, esa voz honesta, feminista, directa y llamada a sanar una crisis televisiva vuelve porque dijo adiós muy pronto y no tuvimos tiempo de poder disfrutarla un poco más. Un revulsivo en tiempos donde el que logra un puesto lo usa para robar al contribuyente y a perder cualquier indicio de moral y que de la mano de una grande como es ella supondrá la cura que necesitábamos al frente de la televisión (y radio) de todos los españoles que moría y a nadie le importaba y que, seguramente, se recupere de su estado febril adecuadamente. “¿Por qué no se queda unos años?” se preguntaba Andreu Buenafuente tras saberse la noticia. Nos unimos a la propuesta. ¿Por qué no?

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *