Raffaella Carrà es a Madrid como la pasta a Italia y es que desde que la estrella italiana pisó la capital por vez primera en 1975, la relación con el público español fue tan fuerte que ya la sentíamos como nuestra. Una unión que seguirá muy presente pues el ayuntamiento acaba de dar luz verde a que una de las más concurridas plazas de Madrid lleve su nombre.

Y es que dentro de poco la transitada calle Fuencarral respirará aún más frescura con la llegada de Raffaella a la placita situada entre los números 43 y 45, una propuesta que lanzaba la concejala de Más Madrid Rita Maestre y que era aprobada por todos los grupos políticos menos VOX (¡qué saboríos!).

Un sincero homenaje que refrendaban Ciudadanos, PSOE y PP que se unían al ritmo del son más Carrà como pública ovación a la presentadora y bailarina boloñesa que hizo de la libertad sexual su bandera. Un icono LGBTIQ+, icono mundial de la tolerancia y buen hacer durante décadas, culpable de que todas nuestras noches hayan acabado con una sonrisa. Una plaza, totalmente, merecida.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *