Cuando nos dimos cuenta de que el diseñador Raf Simons nunca había desfilado en Londres no pudimos creerlo. ¿Cómo un diseñador con una carrera tan dilatada no se había inaugurado jamás en una de las ciudades más punteras dentro del universo fashion? Cuando presenciamos su primer desfile en la capital británica entendimos el porqué. Estaba esperando su momento.

Londres vuelve a respirar con normalidad después de que los pulmones de muchos colapsaran ante la repentina muerte de la reina de todas las reinas, Isabel II. Y el primero en quitarse el luto ha sido Raf Simons. El diseñador belga presentaba su primer desfile en la ciudad por donde circula el Támesis, tras anunciar el pasado septiembre que lo aplazaba, y nada más y nada menos que a ritmo de techno.

Un eventazo en el que la música no dejó de sonar desde el momento en el que los distintos modelos comenzaron a desfilar por una pasarela que mostraba que una revisión más de la estética musical noventera nunca está de más y que el minimalismo sigue estando vigente en un tiempo en el que parece que el más es siempre mejor. Una temporada primavera/verano 2023 que según Simons debe vestirse adaptando prendas simples a nuestra silueta, apostando por ofrecer un toque de intenso color en looks que ya de por sí hablan por sí solos.

Looks rotundos no aptos para gente no atrevida y donde los jerséis que son bodys, las chaquetas con cremalleras y bolsillos, las americanas sin mangas y las chaquetas y camisas oversized desmontan un armario masculino que no es masculino por su virilidad, sino por la plena aceptación del cuerpo masculino en todas sus formas, condiciones y orientaciones. La nota divertida la ponen el arte del belga Philippe Vandenberg que con sus mensajes sobre las camisetas de Simons se convertían queriéndolo (o no) en el leit motiv de una temporada primaveral 2023 que encararemos como Raf ha encarado su primer desfile en la ciudad de Londres, con ilusión y ganas.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *