Siempre has lucido una melena digna del mismísimo Sandokan o de un James Brolin en la serie Hotel que mesabas sin descanso y que te daba ese puntito de seguridad que tan bien combinaba con tu look diario. Pero un día te levantas y descubres que aquellos cabellos que peinabas con esmero empiezan a perder densidad o, en el peor de los casos, a perder directamente en la ducha sin posibilidad de recuperación. ¿Y ahora qué?

La genética tiene mucho peso en esto pero también los cuidados que durante toda la vida mantengas. Lo primero que tienes que tener claro es que de la misma manera que en otoño el pelo se va a caer, en primavera también. Es el ciclo normal de nuestro cabello (crecimiento, involución y caída) y podemos pasar de decir adiós de 50 a 100 pelos diarios a algo más en estas estaciones. Una caída estacional a la que, aún siendo normal, debemos prestar su atención.

¿Cuidas tu alimentación? Porque ese es otro factor importante. Más allá de que esta disminución de tu cabellera pueda ser motivada por el estrés diario, problemas de salud y toxinas varias, la buena alimentación diaria puede llegar a ser nuestra mejor aliada. También la ingesta extra de vitaminas que pese a ser un arma de doble filo pues aún sigue habiendo mucha desinformación y mucho laboratorio que se quiere enriquecer a costa de tus incipientes claros. Pero, ¿qué vitaminas debes buscar?

Biotina. Esta vitamina es altamente recomendada si has sufrido algún tipo de cirugía bariátrica, sigues una dieta cetogénica o tu relación con el alcohol es bastante íntima. Un buen chute de Biotina (coliflor, yema de huevo, riñones cacahuetes, nueces, guisantes secos, jale real…) puede equilibrar tus niveles y reajustar esa pérdida que quieres paralizar como escrache frente a un desahucio.

Zinc. Un déficit de esta vitamina puede provocar que tus cabellos se vean más finos y que presenten una absoluta predisposición a despeñarse al vacío, por eso que mantengas un porcentaje adecuado de Zinc en tu organismo puede ayudarte a conseguirlo. Si te pasas, puedes provocarte náuseas, diarreas y dolores abdominales. Tampoco queremos eso. Toma carnes rojas, carnes de ave, frijoles y ostras pero sin pasarte.

Vitamina D. ¿Huyes del sol como del diablo? Pues deja de hacer tonterías. Una buena dosis de Lorenzo así como de pescados grasos, hígado de vacuno, yema de huevo y lácteos pueden irte bien. También un puro concentrado en pastillas. No solo ayudarás a generar nuevos folículos pilosos sino que, además, te ayudará a mantener los huesos, los músculos, el sistema inmunológico y hasta los nervios.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.