En estos momentos en los que no nos vendría mal una mano sobre los hombros que nos transmitiera esa esperanza que todos necesitamos, parece que una típica canción soviética cantada a pleno pulmón parece convertirse en nuestro clavo al que sujetarnos. Y eso que nos pilla un poco lejos… pero así son los efectos de esta pandemia, que cualquier rayo de luz es bien recibido.

Y es que cuando escuchamos, por primera vez, al policía finlandés Petrus Schroderus entonar el ‘¡Te amo, vida!’, versionada en finlandés, nuestros pelos se pusieron de punta y el buen rollo hinchó nuestros pulmones.

Porque verle cantar este tema de los años 50, que en 1963 ganó popularidad al ser traducida por Pauli Salonen e interpretada por Kauko Käyühke. Una canción que 10 años después se convertía en número 1, en 2018 alcanzaba el puesto número 16 en ventas en Finlandia, con más de 30.000 copias vendidas, y ahora alentaba a todo un país a que de esta también se sale.

Un tema con el que este policía, que hace 22 años se incorporó a la Ópera Nacional de Finlandia como tenor, pretendía tranquilizar su corazón y se convertía en viral en poco más de unas horas. “Una chica ingresada en un hospital me escribió porque vio mi video y lloró», explica Schroderus. Normal, nosotros estamos en las mismas. Gestos como estos nos dan la vida mientras seguimos recluidos en nuestras casas y, más, viniendo de un hombretón así, porque ¡vaya hombre!

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *