Podemos respirar tranquilos. Previsiblemente, y si la COVID-19 se va un poco ya a la mierda, el festival de festivales más kitsch sobre la faz de la tierra volverá a amenizarnos el próximo mes de mayo y no podemos por más que echar una lagrimita.

Y es que si este año nos quedamos a las puertas de sacar nuestros looks más festivos debido al confinamiento, que queremos ya olvidar pero recordar para no repetir errores, parece que de todo ir bien (siendo de lo más estrictos con las nuevas normas sociales y el uso 24/7 de la mascarilla), la primavera que viene volverá a sonar a Eurovisión… desde Rotterdam.

Una oportunidad (los días 18,19 y 20 de mayo) que Blas Cantó no desperdiciará, al frente de su canción Universo, y que hará posible la reunión de los otros 40 países que hubieran competido en la última edición (de haberse celebrado).

Pero, ¿y si la situación aún no ha mejorado lo suficiente para entonces? La Unión Europea de Redifusión ha pensado que la mejor manera para que el festival se celebre, pase lo que pase, es que todos los países participantes graben su actuación en vídeo antes de volar a Holanda. Eso sí, las grabaciones tendrán que hacerse en un estudio de grabación, en directo y sin ninguna edición de la voz una vez grabada. ¿La puesta en escena? A gusto del cantante y de la imaginación de su equipo artístico. Los vídeos se mandarán a finales de marzo y quedarán a disposición de UER en caso de emergencia. Esperemos, por el bien de nuestra salud, que no se tengan que llegar a usar. ¡Cuídense! ¡El año que viene ganamos, Blas!

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *