No es que nos importe especialmente la orientación sexual de uno de los personajes más introspectivos, pero queridos de ‘Stranger Things’, pero es verdad que el que este personaje confirme, al fin, su homosexualidad pondría su granito de arena para que esa visibilidad que, desde el streaming, se le sigue dando al colectivo LGTBIQ+ siga siendo tendencia, ayuda para tantos y tanto que aún permanecen callados.

Desde que la serie comenzó siempre fue misterioso. Su personalidad era tan diferente al resto que los más curiosos empezaron a hacer sus cábalas y a tirar de ejemplos que pudieran constatar que estábamos ante una muy próxima salida del armario. Que si se alejaba de Eleven cuando esta le hacía ojitos, que si parecía demasiado tímido o sensible, que se marca un trabajazo sobre Alan Turing para clase y que su madre, Winnona Ryder dice que su padre le llamaba ‘queer’ cuando era peque. Pues blanco y en tetrabrick.

Si has estado viendo la cuarta temporada (tranquilo que no te voy a hacer ningún spoiler) habrás podido comprobar que Will se siente diferente, distinto, un error (parafraseando a Eleven). Según avanzan los capítulos, Byers intenta quitarse capas con discursos altamente LGTB, pero que no pueden ser confirmados como tal. Al menos por ahora.

Y es que, después de una conversación muy seria con su hermano Jonathan, en la que parece confesarse, no sabemos si Will se acabará liberando, pero lo que tenemos muy claro es que, en su camino, habrá ayudado a mucha gente. Lo sea o no.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *