Acostumbrados ya a los frenéticos vaivenes de las tendencias y al trepidante ir y venir de las temporadas, los diseñadores siguen adaptándose como pocos a estos nuevos tiempos en los que la normalidad está absolutamente delimitada. Una capacidad que recorta en eventos pero no así en presentaciones que, gracias a lo virtual, les permite seguir avanzando sin descanso para que el show no apague sus luces y las maquinarias sigan rodando. Virgil Abloh y su espectáculo interactivo digital así lo representan.

Renovarse o morir, este parece ser el eslogan de todas las firmas de moda que mucho más lejos de descolgarse del ritmo loco de sus presentaciones en bucle siguen en la brecha tirando de las tecnologías que tengan a mano. Algo que desde la marca Off-White han tenido muy presente y más tras la creación de su “Imaginary TV” o como han denominado a su más reciente evento digital interconectado mundialmente.

Una nueva hoja de ruta que con la colección Adam is Eve no solo da un paso más en la manera en que desean seguir comunicándose sino que parece liderar la situación para no perder comba ni quedarse atrás.

“Un enfoque universal de la creatividad al promover la inclusión y hacer avanzar los límites en términos de cómo la industria, los consumidores y los fanáticos interactúan entre sí» y que a modo de clásico televisor (con sus canales y todo) presentan sus distintas propuestas en diferentes instalaciones.

Una oportunidad para Abloh de desmontar cualquier apego o idea preconcebida que le permite alejarse de cualquier tipo de género a la hora de proceder al diseño de su colección que podríamos decir que es absolutamente “no gender” porque unisex se nos queda corto. Una explosión de drapeados, siluetas sinuosas, faldas, blusas y cuellos halter, troquelados y perforaciones textiles que dan una nueva vida al estilo urbano que planea sobre lo más sofisticado y que exuda esperanza e inclusión diluyendo cualquier norma en el camino.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *