El interés por la novelista tejana que fue capaz de llamar la atención de Alfred Hitchcock, con tan solo 30 años, vuelve a subir como la espuma gracias a Netflix y a la dirección de Steven Zaillian, que se alían con Andrew Scott para presentarnos a un nuevo Tom Ripley. ¿Será el definitivo?

No solo el personaje de James Bond puede jactarse de haber sido interpretado, durante años, por numerosos actores de currículum intachable, pues en los zapatos de Tom Ripley fueron muchos los que se metieron. Así, Alain Delon, Dennis Hopper, Jonathan Kent, Barry Pepper, Ian Hart o Matt Damon se enfrentaron de manera impecable a un personaje complicado como pocos, y con una ambigüedad tan atractiva para el cine y la televisión que aún hoy, seguimos encomendándonos a él para no despegarnos del asiento hasta que el viaje llegue a su fin.

Un viaje que el próximo 4 de abril parece reanudarse de la mano de uno de los actores del momento, Andrew Scott, que se convierte en el prota indiscutible en Ripley, la nueva ficción de Netflix con la que sigue buscando el impulso para recuperar el liderazgo de las plataformas en streaming ctuales.

Una nueva oportunidad para disfrutar de lo lindo con una historia que nos sumerge sin respiro en el día a día del famoso estafador que, viviendo a duras penas en Nueva York a principios de la década de los 60, viaja a Italia para intentar traerse de vuelta al hijo vagabundo del hombre rico que le ha contratado. Una misión en apariencia sencilla, pero que pronto tornará en un viaje donde el fraude, el engaño y el asesinato serán sus principales compañeros de viaje.

Una serie que también contará con Dakota Fanning, Johnny Flynn y John Malkovich, que sabrán cómo elevar el grado de suspense hasta que no puedas de tanta asfixia y Andrew Scott, perdón, Tom Ripley, consiga dar por finalizada otro nueva aventura de esas que te quitan el hipo. La cuenta atrás ha comenzado, Riplers.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *