Pues ya tienes algo en común con Calvin Klein y con la mitad de los hombres (y mujeres) de este planeta.

Si hay algo que Hollywood (y alrededores), de vez en cuando, se permite es el invitarnos a que nos obsesionemos con uno de sus actores de su cantera más juvenil, reconvertido en galancito de moda. Una oportunidad que ofrecida al Jeremy Allen de la serie ‘Shameless’, no solo ha sido aprovechada por el susodicho, sino por todos aquellos estilistas, firmas y, por qué no, productores y directores de cine para viralizar a más no poder.

Un dulce momento que el prota de la serie del momento, The Bear, vive con el equilibrio que ofrecen unos genes que sin haber hecho de él el más guapo de la sala, sí que ha permitido no solo caerle bien a la gente y, en el camino, convertirse en todo un icono sexual, porque morbo lo tiene.

De ahí, que entre tanto Emmy, SAG, Critics Choice Awards, besito con Rosalía, apoyo a los guionistas de Los Ángeles, y tranquila rebeldía urbana de vaqueros, Nike Cortez, beanies a juego con sus chalecos de punto y dos piezas cuando toca, Calvin Klein le haya modelado a su antojo para hacer de él el nuevo Mark Wahlberg. O, al menos, un objeto de tu más íntimo chorreo (perdonen la vulgaridad, pero tocaba).

Una campaña que sube la temperatura de este 2024, que acabamos de arrancar, y que al ritmo del You don’t own me de Leslie Gore y frente a la lente del fotógrafo Mert Alas nos pone los dientes largos con un desfile de poderío y sentir ‘off duty’, que Allen exuda a cada paso. 50 segundos en los que el mundo se para, porque solo podemos atender a los sensuales contoneos (flexiones y estiramientos) del actor de Brooklyn, y a esos calzoncillos que le sientan tan bien.

Una campaña que marca las reglas de la primavera, en materia íntima, que viene y con la que Calvin Klein no solo rediseña sus logos, sino que presenta esos tejidos tan cómodos como sofisticados que cubrirán desde sus opciones más clásicas a las más tendencia, de los calzoncillos más cortos a lo más largos y deportivos.

Unas imágenes con las que pasar de 0 a 100, y que nos obligan a mirarnos y apuntarnos en el gimnasio más cercano, porque si White ha conseguido ese cuerpo con calistenia, running y comba hasta atragantarse, no nos vamos a quedar con los brazos cruzados. Bueno, vemos otra vez el clip de la campaña y ya vamos. ¡Qué buen ojo tienes, Rosalía! Trá-trá.

P.D. Si alguien consigue un cartel de la campaña, que me escriba.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *