Renegar de la homosexualidad, en sus primeros latidos, es más antiguo que el hilo negro. Y si esta negación es antigua, imagina aquellos que quieren que los homosexuales se curen de su enfermedad. A finales de los años 70, en Orlando, un grupo de 5 hombres en plena lucha contra sus más íntimos deseos conformaron, en su iglesia evangélica, uno de los grupos ex gay más numerosos: Exodus International. Un grupo que durante 37 años llevaron a la práctica terapias de conversión cristiana que ocasionan terribles daños y de las que hoy Netflix se hace eco en formato documental.

Una cruda mirada sobre las terapias reparativas que desde Exodus International creían más que necesarias y que después de décadas demostraron ser un absoluto fiasco pues sus máximos dirigentes-ministros nunca llegaron a hacer desaparecer esa inclinación por el mismo sexo (¡qué esperaban!). Historias e imágenes de archivo de entrevistas y anuncios que hoy sirven a Netflix para presentar su documental Pray Away, acerca del dolor psicológico y emocional que estas prácticas causaron durante más de tres décadas hasta el 19 de junio de 2013 en que la propia Exodus International ponía fin a esta barbarie.

Un documental producido por Kristine Stolakis, y producido por Ryan Murphy y Jason Blum, que estará disponible en todo el mundo en Netflix el 3 de agosto y que, seguramente, levante más de una ampolla y saque a relucir más casos a los que ya ha llegado la hora de darles voz.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *