Del mismo modo que siempre nos apetece un platito de torreznos o unas bravas para picotear, nos apetece un buen plato de cocina italiana como los de la mamma. Con esta idea en la cabeza, pasarnos por el Mercato Ballarò es todo un acierto.

Ya su nombre hace un especial guiño al mercado más antiguo de la ciudad de Palermo, por lo que nos puede dar una idea de los sabores que allí nos vamos a encontrar. Toda una experiencia guiada por el chef Angelo Marino, que se las apuesta al producto por el producto, basándose en un recetario totalmente tradicional.

Un Mercato Ballarò a dos alturas y pizarra en la pared donde dejarse mimar por platos como su tabla de quesos o embutidos de cerdo negro siciliano, la frittola, sus linguine carbonara con crema de trufa y papada de cerdo ibérico, el guiso de pulpo, su caponata marinera, el carpaccio de corvina salvaje con guisantes o sus spaghetti con albóndigas, si eres un rendido a los platos de toda la vida.

Un postre caserito y a disfrutar de la buena sobremesa.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *