El frío hasta el tuétano, ese es el estado habitual de muchos de los que ahora mismo nos estáis leyendo con el moquillo colgando y un par de mantas encima. Por eso, no dudamos en guarecernos en esos sitios donde las bajas temperaturas se olvidan a golpe de bocado culinario que te hace olvidar cualquier inclemencia del tiempo, y qué bien que sea así. ¿Conoces Madam?

En pleno Malasaña y rodeado del bullicio propio de un barrio tan variopinto, Madam es el restaurante al que ir si lo que pretendes es sentirte bien cómodo, bien calentito y bien alimentado. Un lugar bonito como él solo, a medio camino entre un rincón francés y un silo made in La Mancha.

Un restaurante donde se cuida al máximo el minimalismo más estético, en cualquiera de sus dos ambientes, mientras que una propuesta gastronómica del mundo se encarga de hacer verdadera magia. De este modo, disfrutamos de opciones tales como sus mejillones al curry thai con patatas fritas, las croquetas de boletus con lámina de jamón ibérico, el seak tartar en tosta con huevo de codorniz y huevas de arenque, los canelones de pollo en pepitoria con pecorino trufado y chocolate, la burger vegana de malanga con lentejas y aguacate y los nems de pato bien caseros. ¿Quiere postre, caballero? Pídete su cremoso de choco negro con aceite de oliva, naranja y pan de cristal y ¡gózatelo!

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *