Hay firmas para las que las redes sociales están muy presentes y luego está Balenciaga. Si hasta ahora creías que lo habías visto todo y que el mundo de lo fashion tenía ya poco de lo que rascar, es que subestimas a la viral Balenciaga que se acaba de aliar con la familia más conocida de Springfield para vestirlos y dar de qué hablar.

Si hay una marca con solera a granel que hoy pueda decir que se ha adaptado a las nuevas tecnologías (y nuevos gustos) como la que más, esa es Balenciaga que fundada allá por el año 1937 en París (aunque fuera firma española) sí que ha sabido subirse adelantarse a los gustos de sus compradores, dándoles lo que ellos no sabían que querían pero, al final, querían.

Una firma que del clasicismo y vanguardismo calmado con el que vestía a reinas y aristócratas se ha sabido mover como pez en el agua entre la modernidad extrema y un estilo de lo más punk y rompedor que esperábamos de firmas como Vetements pero no de una casa de San Sebastián con base en la alta costura.

Como las normas están para romperse y para detrás no se debe mirar ni para coger impulso, su diseñador creativo Demna Gvasalia y equipo no ha dudado en subir a Los Simpson a la pasarela en toda una acción de cobranding que los ha situado entre los trending topic del momento y viralizar hasta el frenetismo.

Una idea brillante que les ha permitido no solo interactuar con un público al que no estaban tan acostumbrados pero que les reporta visibilidad, interacciones hasta la extenuación más digital y posicionamiento y refuerzo como marca.

Un desfile enmarcado durante la Fashion Week de París y que, colgado en Youtube, ya ha superado la barrera del millón de visualizaciones y convertido en el mejor golpe de efecto para una industria tocada y casi hundida, que se toma muchas veces muy en serio a sí misma, pero que sigue luchando por salir adelante. Una manera impagable para que hablen de ti aunque no sea de tu ropa que, todo hay que decir, también molaba… y mucho.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *