Revolucionaron la tele de finales del siglo XX y principios del XXI y es que lo que hasta ese momento habían sido una serie de guiños más o menos divertidos a la comunidad LGTBI, con los componentes de esta nueva “boy band” televisiva, la homosexualidad irrumpía con fuerza como verdadera protagonista del prime time. Hoy, con esas ganas de rescatar los buenos momentos que vivimos, se anuncia que Queer as Folk vuelve y no cabemos en nosotros de puro gusto.

Pese a que solo estuvieron entre nosotros 10 capítulos (repartidos en dos temporadas) el estupor y fervor (a partes iguales) que causaron las vidas de Stuart, Vince y Nathan y el resto de la pandilla de Mánchester en un público poco preparado para el despertar gay fue absoluto. La serie creada por Russell T. Davies significó mucho para lo que entonces era el lobby gay y es que hasta entonces nadie se había asomado al mundo de injusticias y alegrías de una comunidad que cada vez quería estar más presente y no como ciudadanos de segunda. Tanto fue su éxito que tuvieron que hacer la versión americana aunque con una trama totalmente diferente.

Hoy, con una realidad absolutamente distinta, el servicio bajo demanda americano Peacock nos deja boquiabiertos con el anuncio de que Queer as Folk vuelve pero, como era de esperar, sin el elenco original. Una tercera versión que, para esta ocasión, nos llevará a Nueva Orleans donde la vida de un grupo de amigos se transforma tras una tragedia.

Una nueva generación de gais que llegará a nuestras casas en 2022 y que, a diferencia de las anteriores entregas, esperan que se puedan disfrutar con los ojos bien abiertos, el volumen muy alto y entre amigos y/o familia y no en la quietud de aquellos cuartos escondidos y en penumbra donde, en aquella época, se vivía la provocación más cruda de este formato que nos hizo llorar, reír, nos puso cachondos y nos hizo morir de puro amor. Cosas de gais, sentimientos de todos.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.