Pertenecemos a un país al que le gusta celebrar. Cualquier razón es buena para reunirse y festejar todo lo bueno que la vida nos trae o, yendo regular las cosas, lo bueno que está por llegar. El optimismo corre por nuestras venas de nacimiento y pese a que a algunos quieran cambiar eso, forma parte de nuestra propia idiosincrasia. Ahora que llega el verano, que la vacunación nos va echando un cable y que podemos volver a empezar a sentir que la normalidad se va posando en nuestra rutina qué mejor que descorchar una botella de champagne y si es Laurent-Perrier mucho mejor.

Y lo decimos porque su nueva creación Blanc de Blancs Brut Nature es todo un descubrimiento. La unión de los mejores Crus de la Côte des Blancs en una misma botella de 75cl. que con la madurez que otorgan 5 años de envejecimiento en bodega lo convierten en oro blanco de pura efervescencia al gusto. Un vino salido de las mismas bodegas donde Bernard de Nonancourt creó los ya míticos Grand Siècle o Cuvée Rosé que ahora ceden el paso a este Blanc de Blancs mineral en nariz y notas cítricas al paladar.

Un champagne perfecto para esas tardes en las que quieres ir abriendo boca mientras la lubina en costra de sal, los chipirones a la plancha o esas jugosas vieiras con aceite de oliva y limón se terminan de hacer con sorbitos equilibrados y de lo más vivaces que refrescan y no resultan pesados. Una botella que urge descorchar pues, además, es ‘zero dosage’ al no llevar azúcar añadido. Si no estás convencido, a nosotros nos han dejado entregados a su causa. Luego… nos vendrás pidiendo tu copa.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.