Todo homenaje es bien, y más cuando el homenaje en cuestión es para una de las grandes divas que nos dejó el séptimo arte. Rita Hayworth nos dejó interpretaciones tan sublimes como las de Sangre y arena, Gilda, La diosa de la danza o Pal Joey, y La Rita hace lo propio pero en clave gastronómica. ¿Brindamos por ella?

Tiramos para Chueca, poniendo rumbo a La Rita, porque según nos han dicho es un plan de lo más apetecible. Un restaurante situado en el Hotel Infantas by MIJ, que bien podría ser una de las paradas obligadas de Margarita Cansino (aka Rita Hayworth) de estar por Madrid, si fuera eterna y siguiera viva. Unas coordenadas que nos entran por los ojos dado su colorido y estética sofisticada y unos platos que van dejando un rastro a cocina mediterránea que no les podemos negar. Un restaurante tras el que encontramos al chef José Sacristán que se convierte en verdadero anfitrión de curiosos y locales que se acercan para conocer de primera mano qué se cuece por allí, que salen de lo más contentos al saborear unas materias primas de primera, unas texturas juguetonas que nos obligan a brindar.

Y es que si hay algo que podemos destacar en La Rita, por encima de otras cosas, es su afán por apostárselas todas al producto de proximidad y al buen hacer de unas técnicas culinarias que sin mucha floritura exprimen al máximo el jugo de cada plato. De este modo, festejamos platos como el aguacate roll relleno de tartar de salmón noruego macerado con fruta de la pasión, su ensaladilla cremosa con suave ali oli de ajo negro y ventresca de atún confitada, el lingote crujiente de oreja horneada a baja temperatura con salsa brava, las croquetas melosas de jamón o carabinero, la ensalada tibia de esferas de queso de cabra frito con vinagreta de peritas a la miel, su revuelto cremoso de morcilla de cebolla con pasas, las supremas de bacalao confitado con pisto tropical y trigueros braseados, los buñuelitos de bacalao con emulsión de mango, la brocheta de rape y verduritas con arroz jazmín salteado al wok, su risotto cremoso de arroz puntalette con chipirones o la hamburguesa de ternera con cheddar y foie mi-cuit (entre otras cosas).

No podrás dejar la mesa sin pedirte ‘El beso de Rita’, un margarita con frutos rojos, que está de escándalo. De nada.
,

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *