De todos los síntomas que la COVID-19 puede acarrearnos, la pérdida de olfato y gusto es la que más nos preocupa. ¿Será para siempre?, ¿me causará algún efecto secundario? Son algunas de las preguntas que pueden asaltar tu cabeza en bucle. Puedes estar tranquilo, no hay mal que 100 años dure (y esperamos que no pase de este año).

Es muy común que, de haberte infectado por el fuckin’ virus, sufras de anosmia o pérdida de olfato. Es simplemente algo de lo más normal que aparezcan estos síntomas neurológicos en pacientes enfermos pues el virus ataca a un tipo de células nerviosas en la cavidad nasal que no son neuronas sino células de soporte (lo que llaman células gliales).

Según recientes estudios de la Universidad de Harvard, han determinado que esta pérdida es absolutamente temporal dado que no hay indicios de que pueda proseguir en el tiempo o dejar secuelas dado que las neuronas olfativas no parecen necesitar reemplazo, reconstrucción o dejar secuelas en nuestro organismo. Pese a esta confirmación, y como en todo, estos datos necesitan de más experimentos que corroboren esta idea pero ya te decimos que puedes estar tranquilo y no alarmarte, DEAR hipocondríaco.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *