Metidos aún en el invierno, pero con nuestra mirada puesta en una primavera que no se va a hacer esperar, comenzamos a pensar en aquellos planes que nos marcaremos cuando el termómetro comience a subir. Como somos culos inquietos, y nos cuesta esperar, qué mejor que dejarse caer por el restaurante La Morena, un lugar donde hace buen tiempo durante todo el año.

Aires del sur soplan en la capital gracias a La Morena que resulta como un bastión perdido de esa Tarifa tan surfera. Un restaurante especializado en las materias primas de la costa y que a dos alturas (la zona de arriba para celebraciones y la de abajo para el ir y venir del día a día) no ha dejado a nadie indeferente desde muy comentada apertura en el 210 de la Castellana.

Un negocio con el que Brayan Sevilla y Luis Salinas ponen de manifiesto que no hay razón para no mezclar cocinas como la andaluza, la peruana o la japo y triunfar en el camino, toda una fantasía gastronómica que confirma la idea de que aún hay espacio para las fusiones, y esto no ha hecho más que empezar.

¿Y qué nos pedimos? Lánzate a su saam de cazón en adobo, el ceviche filipino, su bacalao con gazpachuelo, las gyozas de ají de gallina, el salmorejo asado, los mejillones alegres con curry rojo, los tallarines cremosos yakisoba con verduras, la presa lacada o el tremendo marmitako de atún rojo con huevo frito y merkén chileno con el que enfrentarnos a un cóctel de esos de autor con los que marida tan bien. ¡Buen provecho!

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *