¿Sabías qué Sophia Loren no se llevó muy bien con Marlon Brando durante el rodaje de La Condesa de Hong Kong, especialmente, cuando durante la escena de amor él le dijo que si sabía que tenía pelillos en sus fosas nasales; que sufre de terror escénico y por eso nunca se ha subido a las tablas; su Oscar a Mejor Actriz por Two Women (1960) fue el primero en otorgarse a una película de habla no inglesa y que se lo robaron de su villa italiana aunque, posteriormente, la Academia se lo reemplazó por una pequeña cuota; tuvo que anular su matrimonio con el productor Carlo Ponti para que no le acusaran de bigamia en Italia; su hermana María estuvo casada con Romano Mussolini, hijo del dictador; estuvo a punto de protagonizar Doctor Zhivago (aunque el papel fue a parar a Julie Christie), dijo que no a Barbarella, a Alexis en Dinastía y al papel de la Lollobrigida en Falcon Crest; odia los salones de belleza y es ella misma quien se arregla el pelo y las uñas; hizo dos duetos con Peter Sellers (Goodness Gracious Me y Bangers and Mash) que estuvieron en lo más alto del UK Pop Chart en 1960; le encanta Tyrone Power y, por eso, ha visto Sangre y Arena (1941) unas 20 veces; aunque es italiana (nació en Pozzuoli-Nápoles) ha sido doblada en muchas de sus cintas made in Italy; estuvo 18 días en la cárcel, en 1982, por evasión de impuestos; Drew Barrymore siempre ha declarado que Sophia, además de ser su madrina, fue uno de sus primeros modelos a seguir desde que de 8 a 12 años pasara largas temporadas en el rancho de la actriz en LA; que tiene un apartamento en la Trump World Tower de Nueva York y que le encanta ver la tele masajeándose los pinreles con un rodillo de madera? Pues ea, ya lo sabes.

Hoy, la Loren cumple 86 años, prepara próxima película como protagonista para Netflix y nos quedamos con esa frase de que «el sex appeal es el 50% el que tú tienes y el otro 50% el que la gente cree que tienes». Palabrita de leyenda viva del cine

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *