Como todo en esta vida, lo bueno se acaba. Las vacaciones no iban a ser menos. Es por ello que, con las energías bien cargadas, toca ya poner la mirada en el nuevo curso, la próxima temporada e idear el uniforme que nos vestirá tanto en nuestro día a día como en los momentos de más ocio. Pero como por algo se empieza, ¿por qué no hacerlo por nuestro interior? Kust puede ser tu mejor opción, ¿no crees?

Según dicen, tan importante es el continente como el contenido y como de continente ya andamos sobradamente servidos (solo hace falta echar un ojo a nuestro armario que pide a gritos una limpieza/descarte/selección absoluta), nos lanzamos a la aventura de comprar ropa interior que siempre es un camino de lo más incierto. Un mundo paralelo en el que pese a la cantidad no existe, verdaderamente, variedad, por lo que la calidad viene a suplir esa ausencia.

Y es en ese justo momento cuando nos topamos con Kust, marca polaca de ropa íntima que viene a responder las plegarias desatendidas a golpe de diseños de lo más básicos y algodón de lo más orgánico. Canelita en rama para nuestra más suspendida intimidad.

Una primera colección (fotografiada por el italiano Simone Lini Trivulzio) con la que espera vestir a ese hombre moderno que no quiere perder mucho tiempo en pensar qué le queda bien y qué le queda mejor, adaptándose a sus exigencias y a la comodidad que busca y, sobre todo, a esa sostenibilidad que pide a cada una de las prendas que lo visten. Puntos a favor para esta Kust que sienta como un guante y que, precisamente por ello, nos acompaña sin que nosotros notemos de su presencia. Lo más.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *