Pero lo hace para bien, y es que el cantante se une al elenco de estrellas que vuelven a postrarse ante el arte de Yayoi Kusama al servicio de una firma como Louis Vuitton que sabe valorar lo realmente bueno.

El fotógrafo Steven Meisel y el ex de Britney Spears (jajaja, lo tenía que decir) se vuelven a reunir por puro amor a las calabazas de la artista japonesa Yayoi Kusama en la campaña que la ha unido, una vez más, con Louis Vuitton. Un reencuentro que al nombre de «Creating Infinity» supone un llamativo homenaje a la psicodelia, a la repetición de patrones y a esa obsesiva mirada frente a la realidad que ahoga de Kusama y a que a Vuitton tanto le gusta desde que se topó con el trabajo de la artista hace 10 años.

Así, Justin Timberlake nos da calabazas desde una campaña que no solo tiñe de llamativas hortalizas (y particular flora y fauna) los bolsos de imperiosa necesidad, sino también cada una de las prendas que acompañan la colección en cuestión. Pantalones, cazadoras y camisas que tan bien lucen, en la campaña, modelos como Malick Bodian y Parker van Noord, que no hacen otra cosa que fascinarnos y forzarnos a tener que soltar unos ahorrillos para alegría de Louis Vuitton, para orgullo de Yayoi Kusama y satisfacción de un Justin Timberlake, que se sentirá influencer. Can’t stop the feeling!

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *