Causando furor desde los 16 años, Harry Styles ha crecido con la mirada pública observando de muy cerca la totalidad de su coming of age. Hemos tenido el placer de ver nacer a la estrella del rock que es hoy en día, acompañándole desde su primera aparición en «X Factor» hasta ahora, cubierto de tatuajes y bailando al más puro estilo Jagger encima del escenario. Y aunque es cierto que no mencionar su pasado en One Direction sería pecado, Styles se ha labrado una carrera individual tan próspera y polifacética (llegando a dejar a un lado el micrófono de tanto en tanto para actuar en la gran pantalla) que la boyband en la que tantos años estuvo ya no le define al completo. Y todo esto, toda esta evolución, con tan solo 27 años. No está mal, ¿no?

Me llamo Harry Styles, tengo 16 años y trabajo en una panadería». Esta fue su presentación delante de Simon Cowell, el infame juez del programa de competición musical «X Factor» (algo así como el Risto Mejide británico). Harry pasó a formar parte de una boyband junto a cuatro chicos más que audicionaron para este reality y que, como él, fueron escogidos para seguir en el show de manera grupal. Y así, sin comerlo ni beberlo, nacerá la banda cuya tropa de fanáticxs será tan inmensa y estará tan enloquecida que llegará a compararse con la Beatlemanía.

Así empezó la amistad de Harry, Louis, Zayn, Liam y Niall: One Direction para los amigos. Juntos, supieron construir una sólida afición desde el minuto cero, a través de vídeos diarios que colgaban en Youtube y sus actuaciones semanales. Tal sería el futuro éxito del grupo que se les recuerda a día de hoy como los ganadores de su edición de «X Factor» cuando, en realidad, quedaron en la tercera posición en la final. Sin embargo, está claro que no quedar los primeros no fue problema en absoluto. En 2011, firmaron su primer contrato con la discográfica de Cowell, Syco (¡llámalo tonto!), y sacaron su primer single, What Makes You Beautiful, canción que, de tanto cantarla en todas y cada una de sus giras, terminarían aborreciendo. A su primer álbum Up All Night le seguirían cuatro más:Take Me Home (2012), Midnight Memories (2013), Four (2014) y Made in the A.M. (2015). Aquel titulado Four parece, ahora en retrospectiva, una especie de mal augurio, pues sería el último álbum en el que la banda estaría aún compuesta por sus cinco miembros, antes de que Zayn decidiera decir adiós a los otros cuatro.

En 2015, estos «otros cuatro» anunciaron que se tomaban un descanso del grupo para evolucionar a nivel individual y, como era de esperar, Harry fue el que despegó más rápido, y también el que voló más alto. Desde la formación de la banda, y pese a que todos y cada uno de los miembros de One Direction tenían seguidores, era un secreto a voces que Styles llevaba la batuta. Cantaba más solos y era algo así como la imagen del grupo, el único nombre y cara que hasta la abuela de la fan devota reconocía, y aquel que aparecía en comentarios del estilo de «este seguro que cuando se separen triunfa». Y así ha sido.

Sin embargo, antes de adentrarnos en el éxito del cantante, no podemos mencionar su paso por One Direction pasando por alto la polémica sobre «Larry». ¿Que qué es Larry? El nombre (no muy imaginativo, todo sea dicho) utilizado para hablar de la especuladísima relación romántica entre Harry y su compañero de grupo Louis Tomlinson. A pesar de que ninguno de los dos llegó a pronunciarse mucho sobre el tema, la incógnita sobre si había algo más que amistad sigue siendo objeto de debate en la actualidad. Aún así, lo máximo que Harry ha compartido sobre su orientación sexual es que opina que «la sexualidad es algo divertido» y que no necesita «ponerle una etiqueta». Y a los rumores que insinúan que por llevar botines con tacón o trajes de purpurina debe ser A o B, responde que no se viste de una manera en concreto «porque me hace parecer gay, heterosexual o bisexual, sino porque creo que es cool». Y ahí vamos a darle la razón: cool, desde luego, es.

En 2017, saca su primer single en solitario, Sign of the Times, la mejor canción de ese año según la revista Rolling Stone, y cuyo videoclip fue galardonado con el premio a mejor video del año en los Brit Awards. Pas mal para ser su debut individual, ¿no? A este primer álbum, titulado Harry Styles, le sigue Fine Line en 2019, de igual o incluso mayor éxito. Pero entre triunfo y triunfo musical, Styles nos sorprende a todos al aparecer en la gran pantalla el verano de 2017: es uno de los soldados de Dunkirk, película dirigida por nada más y nada menos que Christopher Nolan, quien asegura que le dio el papel porque «encajaba en el rol perfectamente», y no por su previo recorrido por el mundo de la fama. Nolan no fue el único que quedó deslumbrado por los dotes de actor de Harry, ya que este 2021 se anunció que protagonizaría Don’t Worry Darling, dirigida por Olivia Wilde, a quien impresionó en todos los sentidos, habiéndose convertido en su pareja recientemente.

Premiado anteriormente también por su sentido de la moda, una cosa está clara: sea como sea, es imposible que ni el talento ni el estilo de Harry Styles pasen desapercibidos. A pesar de sus ojos verdes, el tatuaje de la mariposa en el abdomen y su metro 83, Harry es mucho más que una cara bonita (que también), y no solo a nivel profesional. No le conocemos (no tenemos el placer), pero sabemos que su lema es «Treat People With Kindness», así que, además de guapo y talentoso, es buena persona. Ah, y el segundo músico de menos de 30 años con más dinero en Inglaterra. ¿Casi nada, eh?

De su último álbum dice que está «orgulloso de que sea suyo», y la verdad es que como para no estarlo. Ha conseguido que Watermelon Sugar («hiiiiigh») no se nos vaya de la cabeza, y que esperemos con ansías su próximo lanzamiento. Y aunque podríamos perfectamente seguir hablando de sus logros y proezas, ya va siendo hora de terminar, así que… Colorín colorado, la era Styles (para suerte de todos) no ha acabado. Y, conocedores de su talento como somos, nos apostamos algo a que más que a un cuento, el porvenir de Harry se asemeja a una leyenda. Y, como tal, perdurará en el tiempo durante muchos, pero que muchos, años más. Y aquí estaremos para disfrutarlo.

Texto: Laura Càmara

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *