Nos encanta probar restaurantes diferentes, dejarnos caer por locales que vayan educando nuestro paladar o, simplemente, que le permitan disfrutar sin límite, por eso cuando descubrimos Hensi, obligado fue hacer un alto en el camino para experimentar de primera mano su, de primeras, imponente propuesta.

La calle de Alberto Alcocer se convierte en nuestro destino si lo que pretendes es comer bien en un sitio bonito y rodeado de esa gente a la que le gusta ver y ser visto. Un restaurante donde acertar no es ningún milagro, porque ya solo con echar un vistazo al sitio y a su carta, sabes que has hecho lo correcto.

Porque si hay un as en la manga que no esconde Hensi es su capacidad para reinterpretar el recetario de toda la vida, pero con ese gusto modernito que tanto se te encapricha ahora. Una cocina para todos los paladares, para esos momentos en los que quieres marcarte un plan un poco más sibarita y/o sofisticado, entre amigos, familia o ese rollito al que te apetece dejar boquiabierto.

¿Qué pedimos? Pues, sin dudarlo, pídete su ensaladilla rusa, los torreznos en su punto, el sashimi de dorada, el tartar de atún, las sabrosas croquetas, sus carnes a la brasa (que se deshacen en boca), su potente carabinero (para mojar en su salsita) y unas pastas y arroces que no se quedan atrás. Si eres dulcero, no te vayas sin probar la tarta de queso, que puede que acaben siendo dos. Felicidad.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *