Y lo hace de la mano de Ryan Murphy para Netflix. El cineasta de cabecera de la plataforma de streaming americano vuelve a situar el foco hacia su persona con una de las series más esperadas de la nueva temporada. Un biopic sobre uno de los diseñadores americanos más famoso de los 70 que creó un imperio para luego vender su alma al diablo.

Un acercamiento a la vida de excesos basado en Simply Halston: The Untold Story, la biografía no autorizada que publicó Steven Gaines en los 90 y que pese a no contar con el agrado de la familia del diseñador nacido en Iowa ha servido a Murphy para marcarse una primera temporada de lo más necesaria para los más seriéfilos y, seguramente, permita a Ewan McGregor (Halston) alzarse con un Globo de Oro el próximo año.

Poco encontrarás de los orígenes del joven Roy (más allá de algún flashback en el que vemos cómo a su padre no le hacía ninguna gracia que se dedicara a los trapos) y sí mucho de esas celebrities que siempre le rodearon tanto en su estudio como en el archiconocido Studio 54 desde que diseñara el casquete que Jackie O. llevara en la toma de posesión de su marido John F. Kennedy y que lo convirtió en todo un imprescindible para las damas de la alta sociedad, así como las más rutilantes socialités y estrellas del cine y la música de la época.

Un estilo minimalista, cosmopolita y tremendamente sofisticado que en chifón y seda irrumpía con fuerza en unos 70 de los más nocturnos y festivos que en 1973 ya amasaba un imperio de más de 25 millones de euros. Momento en el cual fue tentado por Industrias Norton Simon para vender su marca y convertirse en su “liberado” diseñador creativo que pondría su nombre a cualquier cosa que te pudieras imaginar, desde los uniformes de los trabajadores de una compañía de coches a los de la policía de Nueva York.

Millones de dólares ganados hasta que a mediados de los 80 con Norton Simon en horas bajas, Halston atrapado en una espiral de desenfreno y drogas y una imagen totalmente devaluada, empujaba al diseñador indispensable en cualquier sarao al más oscuro de los destierros diagnosticado de VIH. En 1988 doblaba la servilleta por un cáncer y su marca comenzó a pasar de mano en mano sin orden ni concierto.

Una firma que, hoy, al nombre de Halston Heritage aprovecha el tirón mediático con una colección de los clásicos que en su día bailaron bajo los neones y focos de aquel Studio 54 que gracias a Netflix vuelven a darle la bienvenida como la personalidad que fue. ¡Gracias Mr. Murphy!

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *