Lo auguraron a principios de 2016. Y luego en este 2017. Había que ir diciendo adiós a las barbas… Cazadores de tendencias, hacéoslo mirar, gracias. Los hombres peludos llegaron a nuestras vidas de las manos de tribus como los hipsters y los lumbersexuales. Atrás quedaban los barbilampiños de aspecto atildado. Donde hubiera un buen vello facial había un hombre prometedor (en algo, pero prometedor). Y se convirtieron en un icono de estilo.

Incluso hay estudios sesudos de universidades remotas que afirmaban que los tipos con barba eran más atractivos sexualmente, más varoniles y más hombretones en definitiva.

Y encima acababa así la tortura china en forma de afeitado diario y, en plena crisis, se abría la puerta al negocio de las barber shop (a ser posible de aspecto vintage y con azulejos blancos en las paredes). Todo marchaba viento en popa. Todos tranquilos. El mundo seguía girando.

Las barbas iban cambiando. Más cortas, más largas, más desaliñadas, más tupidas, de tres días (siempre me he preguntado por qué tres días y no dos o cuatro) y bien recortadas; y vuelta a empezar. Había una barba para cada cara. Si eras delgadito, barba larga. Si tienes cara pan, las de tres días. Si tienes cara de niño, cualquiera de ellas te convierte en hombre.

Pero tuvieron que llegar los trendsetter e influencers to be a poner en entredicho un reinado con corona de pelos. El Apocalipsis iba a llegar en forma de afeitadora… Y así han pasado ocho meses de este 2017 en los que cada mañana hemos salido a la calle aterrorizados, casi hiperventilando, pensando en que quizá hoy sería el día en el que Justin O’Shea (@justinoshea) subiría una foto con la cara pelada. Porque lo que Justin diga en esta materia va misa. Amén.

Pero no, señores, no. Ya no nos asustan más. Hemos decidido repasar los perfiles de hombres que decidieron poner pelo en su cara al inicio de la tendencia para ver si había cambios. Y esto es lo que nos hemos encontrado.

Adam Levine sigue con barba y así la luce en el perfil de su chica, Behati Prinsloo (@behatiprinsloo)

Chris Hemsworth (@chrishemsworth) también y encima es la nueva imagen de Boss Bottled.

Michael Fassbender (@xmenmovies) es nuestro enemigo barbudo preferido de los X-Men.

Pero si hasta Dwayne “The Rock” Johnson (@therock) se la ha dejado. Y encima con canas, para hacernos morir de amor.

El único (ÚNICO) que se ha afeitado ha sido Christian Bale (véase imagen de @cineSfera). Después de hacernos hiperventilar en Batman y no solo por su barba, ha pasado por las manostijeras de alguien de Hollywood pero por exigencias del guión. Su papel como el ex presidente Dick Cheney le obliga a a) afeitarse B) ponerse gordo. Menos mal que ya nos tiene acostumbrados

Pero no, no os engañáis. Las barbas quizá dejen de ser tendencia pero se seguirán viendo por las calles. Que aunque parezca una paradoja es algo diferente. Las grandes pasarelas se empeñaron durante años en desterrar los pitillos y solo ahora empieza a ser verdad. Y además, ¿no hemos dicho que Justin O’Shea sigue llevando barba? Pues no hay más que hablar. Hasta que él lo diga, guarden sus cuchillas, por favor.

Posted by:A. Campos

Con permiso del maestro Saint Laurent, la belleza que mejor sienta es la pasión, pero los cosméticos son más fáciles de comprar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *