Era impensable, hace unas cuantas décadas, que una enfermedad como el sida pudiera ser fulminada del mapa. Ahora, un nuevo logro de la ciencia, nos permite ver la luz al final del túnel, y a las víctimas del VIH convertir en realidad un sueño de años.

Y es que por tercera vez, desde que empezaran a investigar, un paciente ha logrado «vencer» al virus de la inmunodeficiencia humana después de recibir un trasplante de células madre. Un nuevo caso de curación que tras los casos de Berlín (en 2008) y Londres (2020) nos lleva hasta la alemana Düsseldorf para festejar la buena noticia. Un escudo frente al virus, gracias a unas células con mutación, que ha permitido que el enfermo en cuestión lleve cuatro años sin rastro del virus en su organismo.

Todo comenzó cuando el paciente tuvo que someterse a un trasplante de médula ósea para combatir una leucemia mieloide aguda, operación que permitía a sus médicos retirarle el tratamiento antirretroviral, tras su estabilización, y hoy a confirmar que ni en sangre ni en tejidos existe rastro de nada que pueda llevar a pensar que no esté definitivamente curado. «No solo no hay rastro del virus en sangre ni en tejidos sino que tampoco hemos visto ninguna respuesta inmunitaria característica de un rebrote viral», explican los especialistas que han seguido el caso.

De ahí, que los científicos hayan encontrado una puerta abierta para seguir usando esta mutación a través de terapia génica e ir doblegando a este virus que tantas muertes ha causado y por la que aún se sigue señalando a muchos. Enhorabuena. Así, un lunes es menos lunes.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *