Tenemos una mala noticia. El verano se acaba el próximo viernes y no, no es nuestra culpa. Di adiós al calor atorrante, a los días largos y a los baños en la playa. Pero que no cunda el pánico, aún queda buen tiempo que disfrutar. Quizá no para bañarnos, pero si para disfrutar de unos últimos días de sol before winter comes. El otoño ya está aquí y no porque lo diga El Corte Inglés

Nueva York

No falla. La capital del mundo es una ciudad perfecta para ir en cualquier época, lo mires por donde lo mires, pero el otoño en NY es especial. Vale que no necesitas excusas para dar paseos por la Quinta Avenida y que lo puedes hacer en cualquier momento, incluso recorrer Central Park de norte a sur, pero en ninguna otra época del año vas a poder ver el famoso parque neoyorquino teñido de rojos y ocres. Además, es la única estación en la que ni mueres de frío, ni mueres de calor. No dejéis de visitar el MoMA y, como no, de comeros un hot dog en uno de los puestos ambulantes de la ciudad.

Brujas

Hoy en día un destino poco frecuente dentro del circuito europeo, pero la Venecia belga es un pueblecito de ensueño. Nada como alquilar unas bicis y pasear por sus callejuelas medievales. Puede sonar algo típico, pero es una escapada de fin de semana que, en otoño y libre de turistas, merece la pena. Los más cinéfilos, además, podrán deleitarse visitando los lugares que aparecen en Escondidos en BrujasAdemás, si vais al Museo Groeninge de Brujas, podréis visitar la exposición que recoge las obras de Pourbus y la familia Claeissens, autores que, en el siglo XVI, tiraban de inventiva para atraer al público en una ciudad en recesión.

Vermont

¿Vermont? ¿Pero eso dónde está? Pues al lado de la capital de Estados Unidos. Puede que estemos abusando del país norteamericano pero tanto territorio tiene muchos lugares por explorar. El estado de Bernie Sanders es pequeño, está al norte del país y tiene, probablemente, los bosques otoñales más bonitos del continente. Y si además lo combinas con Nueva York, el tándem es espectacular. Dejaos de exposiciones y disfrutad de la naturaleza.

 

Emilia Romaña

Con nombre y apellido, la región italiana alberga unos paisajes preciosos y libre de turistas en esta época del año. Las ciudades de la zona son pequeñas, milenarias, como Rávena, aunque a lo mejor lo que te merece la pena es pasar unos días en el campo. De todas formas, hagas lo que hagas, no vayas a Rímini. Es como Marbella, pero más lejana y en otro idioma. Acercaos a la Basílica San Vitale, no os la podéis perder.

El Baztán

Si lo que prefieres es una escapada rápida, sin necesidad de ir al aeropuerto y pasar medio fin de semana en cintas transportadoras, el Baztán es un valle increíble para ver un otoño arquetipo. Situado en Navarra, si eres lector y has leído la novela de Dolores Redondo, podrás visitar los sitios en los que ésta transcurre. Además, puedes disfrutar del precioso castillo de Amauir o del molino de Zubieta.

Posted by:Luca López Ormazabal

Madrileño de profesión, periodista de nacimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *