Es uno de los temas del momento y un arma arrojadiza de los políticos que nos gobiernan. Un tema de lo más sensible que, incluso, una parte del Gobierno actual ha hecho suya como particular garante del lenguaje no sexista, incluyente, en clara contraposición al androcentrismo. Pero, ¿es realmente necesario? Francia cree que no.

Muchos pensarán que es una tontería más para seguir enfrentándonos; para otros, es toda una obligación acabar con un lenguaje que antepone el hombre a la mujer y otros, sentirán el peligro del lenguaje sexista en función de quien lo use y de la manera en que lo haga pero según el ministro de Educación Nacional, Juventud y Deportes francés, Jean-Michel Blanquer, es tan absurda esta nueva hoja de ruta lingüística que ha confirmado que el país galo no apoyará su uso pues “constituye un obstáculo para la lectura y la comprensión de la escritura”.

De este modo, el país gobernado por Macron rechaza de pleno el uso del neutro para revelar simultáneamente las formas femenina y masculina de una palabra, generalmente, usada en masculino cuando se usa en un sentido genérico. Algo que en lenguas romances como el francés o el castellano se refuerza, a diferencia del inglés.

Una decisión publicada ya en su Boletín Oficial que agradecerán, también, aquellos niños con discapacidades y problemas de comprensión para los que suponía un verdadero obstáculo y no sabemos si un toque de atención para Pedro Sánchez y socios que en vez de seguirle dando patadas al diccionario, deberían luchar por acabar con los machismos desde la educación a los más pequeños y no desde la ortografía o poniendo faldas a los semáforos para justificar un nuevo desembolso económico. Un machista no nace, se hace.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.