“Cuando creé a Epi y Blas siempre pensé que eran pareja. No tenía ninguna otra manera de contextualizarlo”,afirma Mark Saltzman (uno de los guionistas de Barrio Sésamo) que de este modo tan categórico confirma lo que ha sido durante tantas décadas un secreto a voces y que por fin se libera.

Desde que en 1979 Barrio Sésamo llegara a la pequeña pantalla, fueron muchos los que más allá de ver el programa como un mero producto educativo infantil, lo veían como el primer espacio para niños en el que aparecía una pareja homosexual con la mayor de las naturalidades. Desde un primer momento, la relación entre Epi y Blás se presentó como la simple convivencia de dos muy buenos amigos de caracteres opuestos. Pero sabíamos que no era tal y como sus creadores (Sesame Workshop). Epi y Blás (o Bert y Ernie como realmente se llamaban en su versión americana) no eran ni amigos, ni hermanos, ni conocidos o amantes… ¡eran (son) pareja!

“Yo era Epi, el bromista, y Arnold era Blas, el ordenado, el organizado. Los trastornos obsesivo-compulsivos de Arnie creaban roces con lo caótico que soy yo. Y esa es la misma dinámica de Epi y Blas” comenta Saltzman (en la revista Queerty) sobre la manera en que su propia relación con Arnold Gassman le inspiró para desarrollar a estos dos personajes que con tanto cariño seguimos recordando.

Pese a que los propios credores de Barrio Sésamo lo niegan afirmando que estos dos no son pareja puesto que “no tienen orientación sexual” al ser muñecos, lo cierto es que da igual lo que nos quieran hacer creer a estas alturas puesto que la realidad es una y más allá de juegos de niños y una calle de personajes coloristas tan entrañable (Sesame Street), estos compañeros de batalla de generaciones y generaciones de locos bajitos nunca se escondieron de nada, ni salieron de ningún armario porque su closet era público y su naturalidad, su principal arma para hacer de un tabú, un tema entendido mejor por la cabeza inocente de un niño que por la del adulto más preocupado de encasillar que de derribar cualquier tipo de etiqueta-obstáculo. Así son los niños. ¡Enhorabuena pareja!

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *