El madrileño Museo Nacional de Artes Decorativas sorprende (y se sorprende) con el interior de un baúl olvidado, más de 70 años, en un depósito bancario.

¿Cómo te quedarías al recibir un baúl y que al abrirlo descubrieras un arsenal de archiperres y recuerdos de una pareja que se casó en los años 20, del pasado siglo, y cuyo rastro desaparece tras la Guerra Civil. Pues eso mismo que estás pensando es lo que pensaron en el Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid al recibir una auténtica cápsula del tiempo olvidada durante más de siete décadas en un depósito bancario y que, por fin, ha visto la luz de la manera menos esperada.

Objetos domésticos (tejidos, objetos de tocador), documentos variados (escritos, testamentos, notas personales), y una gran colección de fotografías, compuesta de imágenes familiares, retratos de la pareja realizados por reconocidos autores de la época como Kaulak (alias de Antonio Cánovas, retratista del rey y fotógrafo de gran fama en la época), y, ¡sorpresa!, fotografías eróticas realizadas y teatralizadas por ellos mismos.

Pues con semejante tesoro, el artista visual y comisario David Trullo se marca toda una necesaria instalación a partir de esas fotos «privadas» escondidas tras un marco, junto a fondos propios del museo y de colecciones privadas (mobiliario e indumentaria) con el fin de convertirnos en voyeurs amateur de la particular escena de alcoba que nos acerca el sentir más íntimo de una pareja moderna para los tiempos que tuvo que vivir.

Una vuelta a aquellos años finales del XIX donde la verdadera picardía se vivía en la más estricta intimidad, visillo echado mediante, y de la que disfrutaron esta pareja liberada en tiempos de represión social. Mantones de Manila, licoreras, objetos de tocador, un perfumador de Schiaparelli, viejos relojes Cartier y joyas a granel en este particular ‘Álbum de salón y alcoba’ con el que Trullo, amante del desnudo, que se toma la licencia de «velar» las fotos más sexuales por pura venganza poética y para que el foco lo pongamos en el transformismo del caballero.

Un hallazgo que removerá conciencias y demostrará que ya estaba todo inventado cuando aquellos hombres y mujeres no contentos con las reglas de una sociedad, pretendían vivir la libertad desde la sombra de sus hogares. Una Edad de Plata de las artes españolas en la que la fotografía galante (hoy, pornográfica) era, por todos conocida, del gusto del rey Alfonso XIII, que disponía de una colección privada, y que tras la llegada de la Guerra Civil tuvieron que ser escondidas en el lado más hondo del armario, pues ya sabemos lo que pasaba de encontrarse semejante botín.

Una pareja de la alta burguesía que no se sabe si por simple gusto o para sacarse unas perras, comenzó a producir fotografías para su posible venta (pues de muchas fotos se han encontrado copias), y que sin saberlo sentó la primera piedra del travestismo explícito patrio. Y es que la picardía no la inventó Sarita Montiel.

Hasta el 22 de septiembre de 2024.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *