Madrid está de celebración y no solo porque Raffaella Carrà vaya a dar nombre a una de las plazas más transitadas de la capital sino porque desde ya mismo puede sacar pecho pues la Unesco la ha inscrito como Patrimonio Mundial.

Se hizo de rogar pero al final El ‘Paisaje de la Luz’ del Paseo del Prado y el Retiro han conseguido el honor por el que más de 7 años llevaban luchando. Un ‘sí’ que el final sale hacia delante y que permite a la capital unirse a otros puntos de la comunidad como el Monasterio de El Escorial, la universidad y el casco histórico de Alcalá de Henares, el paisaje cultural de Aranjuez y el Hayedo de Montejo, que en anteriores ediciones habían obtenido la mención por parte del organismo de la ONU.

Una antigua deuda saldada pues Madrid, como capital, aún no poseía un bien inscrito como Patrimonio Mundial como sí lo hacían el resto de capitales de Europa occidental y que desde 2014 se lleva persiguiendo.

Un Paseo del Prado y unos jardines del Retiro que a mediados del siglo XVI supusieron la primera vez que la naturaleza se entremezclaba con el urbanismo en Europa. Una avenida arbolada y un paisaje de excepción, la apuesta de Madrid por un espacio verde urbano con solera y que, sin duda, es una de las atracciones impagables de cualquier turista que pase unas horas en Madrid. Los madrileños, desde hoy, respiran más orgullosos.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *