En Japón lo estudian y lo utilizan como suplemento anti-edad desde hace años. En Estados Unidos el boom actual es tal que las pyjama parties o las nail parties han dejado paso a las Collagen Cocktail Parties, donde entendemos que los asistentes se ponen morados de tomar botellitas de colágeno hidrolizado en monodosis, que es lo último de lo último para retrasar el envejecimiento. En España nos cuesta, porque no tenemos costumbre en esto de la nutricosmética (y porque fiesta con colágeno en vez de copas nos suena un poquito raruno). Pero oye, que igual hay que pensárselo.

Querido colágeno, ¿qué puedes hacer por mi?

Para empezar, hablamos de una proteína presente en el organismo y que, junto con su compañera la elastina, conforman una especie de andamio responsable de la firmeza de la piel. Es el elemento principal que compone la piel, los huesos, tendones, ligamentos, articulaciones… ¿Y para qué vale? Para que no tengas arrugas ni lineas de expresión, para que nos crezca el pelo, que las uñas estén fuertes, no nos duelan las articulaciones, las arterias no se endurezcan…

Lo último es tomarlo bebido en monodosis. Imagen: @illbereadyinfiveminutes.

Por qué te hace falta

Si ya la tengo de manera natural en mi organismo, ¿para qué quiero más? Ay querido, es que la vida no es tan fácil. Colágeno tenemos, sí, pero lo vamos perdiendo paulatinamente a partir de los 25 años, a un ritmo de 1,5 % del total del cuerpo. A partir de los 40 la cosa se dispara. Y esto pasa por el mero hecho de envejecer pero también por la inestimable ayuda del estrés, el tabaco, falta de sueño, el sol… Para terminar de amargarte el día, te contamos que esta proteína también se deteriora en personas jóvenes que practican deporte intenso regularmente. Como consecuencia, la piel deja de estar firme y elástica, las articulaciones se resienten, los huesos están más frágiles…

¿Me lo bebo entonces?

En la comida está presente, sobre todo en caldos de huesos que tienen gran cantidad de colágeno. Puedes encontrarlo en las carnes de cerdo, pollo, pavo, ternera y pescado. Hay otros alimentos que no lo contiene, pero ayudan a que se forme como las frutas, las verduras, el huevo, los frutos rojos y los frutos secos.

Dirás que también valen las cremas pero resulta que no mucho. El problema es que el colágeno es una molécula muy grande y no puede atravesar la dermis. Y por eso lo de tomarlo bebido.

Si te animas a las monodosis, con o sin party de por medio, un par de consejos: lo mejor es el colágeno hidrolizado porque es el más fácil de absorber. Tómalo con vitamina C, por el mismo motivo. Y si lo prefieres, cómpralo en polvo y añádelo tus zumos o smoothies.

Posted by:A. Campos

Con permiso del maestro Saint Laurent, la belleza que mejor sienta es la pasión, pero los cosméticos son más fáciles de comprar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *