A ver si el buen tiempo se mantiene y nos deja disfrutar de unos días de relax para el fin de semana. Tiempo más que suficiente para planear sin piedad y disfrutar de una de esas paradas obligatorias que en Casa Macareno encontramos. Un lugar donde no solo guarecernos del calorcillo, sino también donde poder brindar con ricos vermuts de grifo.

Ponemos rumbo al barrio de Malasaña para encontrarnos con Casa Macareno, una de esas tabernas que nos alegramos por descubrir y que ya sea para comer, cenar o petardear entre horas mientras somos testigos de un ir y venir de gente molona, guapa y que sabe dónde se sirve comida buena.

Un restaurante que, sin perder las buenas tradiciones de toda la vida, dispone de lunes a domingo, en horario ininterrumpido, bebercios bien fresquitos y tapas y raciones que llevarnos a la boca, y que valen nuestra peregrinación.

Una Casa Macareno donde degustar soberbias tablas de quesos, castizas gildas a granel, estupendos boquerones en vinagre de Laredo, ensaladilla con bonito en escabeche, taquitos de bacalao a la romana, bravas de la casa, pimientos de Padrón con sal y limón, pulpo a la gallega sobre cremoso de cachelos, secreto ibérico trinchado o cochinillo cristal asado a baja temperatura, y si te has quedado con hambre… unos mejillones al vapor para terminar de quitarnos el sentido.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *