Sitios bonitos hay muchos, donde comer bien… no tantos. Por eso, no nos cuesta ni lo más mínimo poner rumbo a Casa Jaguar, un lugar donde el continente y el contenido nos llena por completo.

Nos desplazamos a la zona de Ópera, para disfrutar de lo lindo en Casa Jaguar, un restaurante latinoamericano con capacidad más que sobrada para engatusar y donde la cocina del otro lado del charco encuentra el mejor lugar donde mezclarse al son de sus potentes sabores.

Una experiencia gastronómica, como un oasis entre tanto vergel de plástico sin contundencia, donde sentados en sillones de bambú poder degustar platos colombianos, mexicanos, peruanos mientras su atento servicio se desvive porque el momento sea realmente único.

Una parada obligada que nos obliga a comenzar con un pisco o, tal vez, por un excepcional margarita previo a platos tan contundentes como su plátano macho con queso mascarpone, el ceviche de corvina, sus coixinhas de pescado, los tacos de arrachera con ternera adobada o su guacamole bien casero o una milanesa de chuletón de ternera de casi medio kilo para los carnívoros. ¿Prefieres otra cosa? Pídete sus langostinos con salsa de coco. Volverás, te lo aseguro.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *