Los restaurantes de los hoteles se han puesto las pilas. La competencia a pie de calle es brutal y, por ello, las propuestas culinarias de esos hoteles que no quieren bajar la guardia, sacan su artillería pesada para no perder terreno y convertirse, por qué no, en referentes de la mejor gastronomía del barrio. Uno de los mejores ejemplos es Casa Felisa, ¿lo conoces?

Su simple nombre ya te levanta una sonrisa, algo bueno si lo que pretendían es atraer el buen rollo hacia ellos, para completarlo con una propuesta gastronómica de lo más disfrutona. Algo que no dudamos haya querido conseguir el chef Antonio del Álamo, jefe de los fogones.

Ubicada en el URSO Hotel & Spa, Casa Felisa es la respuesta a la necesidad de tener una taberna de toda la vida en el barrio, pero con ese toque sofisticado que pedimos, hoy, a un restaurante. Un lugar donde reunirse es un planazo de lo más interesante y donde el mimo al producto y a las materias primas de kilómetro 0 casi una obligación. Una Casa Felisa que no pierde las tradiciones de antaño, sino que las mejora, y donde la finura de un salón francés, de los de antes, se adapta simbióticamente con la fuerza de esas casas de comida que a tanto fieles recibían.

Un restaurante donde lo excéntrico, lo natural, lo castizo, lo impecable y lo hedonista encuentran su mejor puesta en escena sobre unas mesas que saben disfrutar de lo verdaderamente especial, de lo verdaderamente bueno, mientras platos como los buñuelos de bacalao con mahonesa de ajo negro, las navajas gallegas en salsa de vermut de Madrid y mantequilla azafranada, los huevos estrellados con patatas caseras fritas y jamón ibérico de bellota Dehesa de los Monteros, el sándwich de pan brioche con esturión ahumado y velo de papada ibérica, la menestra de verduras con huevo pochado, las patatas soufflé con salsa brava, el rape alangostado con tartar de cigala, la raya escabechada tibia con vinagreta de lentejas, la tortilla abierta con gambas de Huelva al ajillo, el arroz a la llauna con chuleta de vaca 500 gr, el lenguado a la plancha a la meunière, el filete ruso de presa ibérica de bellota con tomate concassé o el salmonete de roca dorado en sartén con puré de calabaza hacen su aparición estelar para nuestro babeo instantáneo. ¡Disfruten, DEARs!

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *