Si Asturias es patria querida, desde que recordamos, se lo debe en parte a su gastronomía. Y es que pocos son los que se resisten a un buen plato de cuchara, una carne en su punto, un pescado en su salsa y un postre como colofón. Carús sabe mucho de todo esto. ¿Lo conoces?

Nada más (y nada menos) que tres décadas avalan a un Carús por el que no pasan los años, desde su localización a escasa media hora de Madrid. Un negocio cuyos orígenes nos llevan a Caravia (Asturias) donde Paco Fernández Ampudia se encargó de ir llamando la atención por una puesta en escena con aroma a cocina astur y fogones norteños.

Un Carús que con unas materias primas de primera y esos platos que solo al nombrarnos ya alimentan, despierta el interés de locales y foráneos para orgullo de un Fernández Ampudia que ve reconocido sus largos años de trabajo sin descanso.

Recetas que han ido pasando por las generaciones de una familia, como la tuya o la mía, y que entre platos como la ensaladilla rusa, los callos asturianos, los cangrejos de río picantinos, el hígado al ajillo, las patatas preñadas de pitu, las cebollas rellenas, la tortilla de merluza sin patatas, la crema de andarica, las verdines con almejas, los fritos de pixín, el cachopo de cecina y queso de cabra, los calamares en su tinta con patatas fritas, los escalopines al cabrales o su terriblemente buena fabada esconden el secreto de un éxito a voces, que ponen broche final a golpe de carbayones. Amén.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *