Muchos fueron los que criticaron el sobrepeso de Brendan Fraser para meterse en el papel de Charlie en ‘The Whale’. Ahora, esos mismos que no cesaron en criticarlo, se han quedado mudos.

El tiempo pone a cada uno en su lugar y los deslenguados de crítica fácil han tenido que replegar su dosis de fangosa bilis. Las críticas y los aplausos han hablado y lo que, en su momento, pareció un cambio físico sin más (de esos que encantan a las más cotorras de Hollywood), se ha convertido en la excusa que, después de tantos años en la brecha, necesitaba Fraser para recuperar el calor de aquellas décadas de los 90/00, que le convirtieron en un actor tan popular de ‘George de la Jungla’ a ‘La Momia’.

Un regreso por la puerta grande, que ya comenzó con aquellos 6 minutos de ovación en el Festival de Venecia, y que prosigue tras ver el tráiler de este dramón de Darren Aronofsky, que nos congraciará con el bueno de Brendan.

Un Fraser que sale del lado oscuro, pues años atrás ha acumulado diferentes problemas de salud, un divorcio, una depresión y los ataques que sufrió tras acusar a Philip Berk (entonces presidente de la HFPA) de agredirle sexualmente, y parece ir quedando atrás por las buenas críticas que está recibiendo. Una emotiva actuación en la que da vida a un hombre de mediana edad de 272 kg que intenta volver a retomar la relación con su hija adolescente, después que abandonara a la familia para marcharse con su amante homosexual, ya fallecido. Una historia de dolor y culpa que le hizo engordar 30 kilos, a nosotros nos dejará al borde de las lágrimas y, lo más seguro, que a la Academia de Hollywood a los pies de un actor talentoso que habrá que premiar con una candidatura al Oscar. Y si no, al tiempo.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.