Se ha escrito mucho sobre ellos pero su uso aún nos confunde hasta el punto de no saber si estamos haciendo bien o nos estamos dejando llevar por todo el marketing en torno a ellos. Los batidos de reemplazo llegaron a nuestra vida en la década de los 90, época en la que la modelo Cindy Crawford reemplazaba a una ochentera Jane Fonda, al frente de las clases de aerobic televisadas, y Bruce Willis, Richard Gere y Mel Gibson se convertían en los mejores referentes del canon de belleza masculino del momento. Se vendían como fuente de energía sustitutiva de comidas diarias, así como herramienta más que necesaria si lo que el deportista pretendía era coger músculo pero, ¿hasta qué punto estos batidos podían permitirnos suplir otro tipo de alimentos necesarios en nuestra dieta sana?, ¿hasta qué punto son verdaderamente buenos para nuestro organismo?

No hace falta ser muy listo, ni muy versado en nutrición, para saber que cualquier materia prima, de la completa dieta mediterránea con la que contamos los españoles, se basta y se sobra para ayudarnos a conseguir nuestros objetivos. Lo único que tenemos que tener en cuenta son las cantidades, las horas y los productos en sí. ¿A qué alimentos nos referimos? Al plátano, las lentejas, las sardinas, los huevos, los frutos secos, el aguacate o el rico aceite de oliva.

Además, estos batidos sustitutivos, por muy bonitos que puedan presentarse en el envase (o pack) o muy ricos que puedan sabernos (en caso de venir en su versión en polvo), no evitarían que cogiéramos unos kilos de más (y no de masa muscular) puesto que azúcar (casi la mitad de la dosis máxima diaria) y calorías son también dos de los añadidos que podríamos encontrar en ellos.  

Si aún así te empeñas en encomendarte a la química, deberías saber que no hay mejor batido sustitutivo que el que puedas hacerte en tu casa ya que así te cerciorarás de lo que lleva y no lleva y podrás personalizarlo según tus necesidades. ¡Ah! Y no los confundas con los batidos de proteínas puesto que, a diferencia de los segundos, los primeros también llevan carbohidratos, fibra, vitaminas, minerales y calorías necesarias para tu rutina. ¡Elige bien y no te arrepientas si luego tus soñados músculos rocosos, no lo son tanto!

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *