Los que piensen que dejar la búsqueda del bañador del verano para el final es un acierto, nada más lejos de la realidad. Solo hace falta olfatear por la orillita del paseo marítimo para darte cuenta de la cantidad de hombres que no nos han hecho caso y se han puesto la primera telilla corta que han visto en el altillo y que, con suerte, mantiene el elástico en su punto exacto. Como no queremos que vayas de cualquier manera en tus veladas en el club náutico, piscina de urbanización o beach club de lo más pintón, te proponemos algunas opciones para que triunfes desde el primer chapuzón. Lo importante es que estés cómodo, se sequen rápido y, venga va, que no te quiten el ojo.

Ché Studios. Volver a los 70 no sentó nunca mejor que con un lookito como el que nos propone el hombretón de Pixie Lott, Oliver Chesire, desde su marca. Nylon reciclado a partir de hilos y tejidos desechados y un aire Alain Delon son el secreto de su éxito. ¿Quién se podría resistir a un momentazo así desde el chiringuito al yate en alta mar?

Vilebrequin. Si hay un tío guapo en Capri o Amalfi es el que viste con Vilebrequin. Epítome de la elegancia bañista, la firma francesa propone y dispone de una variedad absoluta de estampados coloristas, y otros más sobrios con algún giro, para que luzcas increíble y, de tener hijos, puedas ir bien conjuntados antes de tirarte a bomba.

Prada. La marca dirigida por la visionaria Miuccia Prada (en un potente mano a mano con el belga Raf Simons) vuelve a dar un giro en sostenibilidad con su línea Re-Nylon, producida a partir de hebras obtenidas de materiales plásticos tirados al mar. Ya solo por su rollo ecológico y su minimalismo estético valen la pena.

Kvrt Stvff. Original de Barcelona y con unos tejidos que se adaptan al cuerpo como tu propia piel es normal que no queramos llevar otros bañadores si nos sentimos sexis y queremos compartirlo con el mundo. Miedos y vergüenzas que dejamos atrás porque llevar un Kvrt Stvff es redefinir las líneas de seducción masculinas y sentirnos bien orgullosos de poner toda la carne en el asador. ¡Ufff, Samur!

Jacquemus. Desde que Simon Porte Jacquemus llegó a nuestros armarios, una nueva manera de entender el verano se abrió en el horizonte. Una vuelta al pasado con un código estilístico atemporal, que ahonda en las tradiciones y recupera estampados como este cuadro Vichy que bien podría pasar por el de un local de la sosegada, pero sofisticada, campiña francesa.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *