A simple vista puede parecer una loca gritando, una mujer marcándose una performance callejera o una turista queriendo llamar la atención pero no, nada más lejos de la realidad. La mujer que puedes observar, impecablemente vestida, es Vivienne Westwood y está protestando.

La diseñadora británica de casi 80 primaveras no duda en mantener sus posturas más revolucionarias, esas que la hicieron famosa en los 70 y 80, y ahora se posiciona a favor del famoso Julian Assange, el programador y periodista australiano que fundó el sitio web WikiLeaks, conocido por destapar informes anónimos y documentos filtrados, convirtiéndolo en el azote de los gobiernos de medio mundo.

“Soy el canario en la mina de carbón”, de esta manera explicaba la Westwood su auto enjaulamiento a las afueras del Tribunal Penal Central de Inglaterra y Gales en Londres, conocido como Old Bailey, para manifestarse contra la extradición de Assange a los Estados Unidos mientras sigue en prisión preventiva en la cárcel de Belmarsh.

“Julian Assange es el canario en la jaula, ha sido atrapado por una gran red, sacado del sol y metido en una jaula. Para el resto de su vida se convertirá en un símbolo de lo que te pasa si te atreves a exponer la verdad. Decir la verdad no es un crimen”, añadía Westwood, a pleno pulmón, mientras demostraba que su efervescencia protestona punk no ha decaído en décadas. Un levantamiento callejero que llamó la atención de todos los que por allí pasaban y que, seguramente, se sintieron gratificados al ser testigos de que su activismo político sigue intacto, sigue dando de qué hablar y se hace viral. Ojalá le sirva de algo. ¡Assange, nosotros también estamos contigo!

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *