Dicen que, en ocasiones, cuando una puerta se cierra, se abre una ventana y no dudamos de que por esta ventana que se abre para Ana Obregón, correrá una brisa que le permita y nos permita respirar aire puro en una bocanada de aire que al soltarla se llevará este maldito 2020 al carajo. Y ¡qué ganas!

Es ya una tradición que al terminar noviembre, el rún-rún de las Navidades permita a las televisiones dar a conocer sus presentadores para las campanadas desde la Puerta del Sol. Pues bien, como ya te olerás, Ana Obregón ha sido la elegida para acompañarnos a lo largo de los últimos minutos del año y los primeros del deseado 2021 desde TVE1.

Una noticia que nos ha pillado con la marcha cambiada pero que nos ha encantado porque no podrían haber elegido mejor y es que nuestra Anita es tan de casa, tan de siempre que se lo merece y nos lo merecemos. Porque si toda España ha sufrido un año de lo más terrible, Ana ha llevado consigo el peor calvario que una madre puede llevar: la pérdida de un hijo. Un triste final para Álex, después de librar una cruenta batalla contra el cáncer, y que sumía a la familia Lecquio-Obregón y a media España en otra tristeza más (teniendo en cuenta el confinamiento).

“Retransmitir las campanadas de fin de año un año más en mi casa, Televisión Española, es un privilegio que no podía rechazar. Me emociona despedir este año tan difícil para España y para mí; de esa forma espero poder agradecer el gran apoyo y cariño que he recibido por todos. Empezar este 2021 con todos los españoles será un verdadero honor”, explica la presentadora y actriz. Puro amor.

Un regreso de la Obregón a la casa donde más éxitos ha cosechado (¿Qué apostamos?, Hostal Royal Manzanares, Ana y los 7…) que pese a no estar acompañada por su gran amigo Ramontxu (Ramón García) contará con Anne Igartiburu como compañera de balcón. ¿Esperabas a Antonia Dell’Atte? Sí, nosotros también pero hay sueños que cuesta llevar a la realidad. Aún así y aunque Sol vaya a estar vacío, no nos perderemos la retransmisión de Ana. Nos hará sentir en casa que, ahora más que nunca, es donde mejor se puede estar.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *