Poco a poco te fue saliendo esa especie de doble barbilla. Y creías que cuando adelgazaras un pelín se notaría menos. Pero resulta que adelgazaste un montón y ahí sigue. No es que alguien te haya echado una maldición gitana, te haya puesto unas velas negras o clavado unos alfileritos en un muñeco sospechosamente parecido a ti. Es que la papada es un problemón. Hay que admitirlo.

Ben Affleck, ¿cuestión de peso o de genética?

Aunque puede estar motivada por un aumento de peso (no deja de ser grasa situada debajo de la barbilla), la papada también puede deberse a otros factores contra los que es difícil (más bien imposible) luchar: el envejecimiento o la genética.

 

Vin Diesel, ¿cuántas barbillas tienes?

“La grasa bajo el mentón es a menudo resistente a la dieta y al ejercicio y puede hacer que la gente sienta que parece más mayor o que tiene más peso del que realmente tiene”, sostiene la doctora Natalia Ribé, directora del Institut Ribé.

Usar cuello alto, dejarse barba, huir de los selfies… Puedes disimular el doble mentón e intentar prevenirlo. Esto último solo lo conseguirás si lo tuyo no es por ADN sino por tu estilo de vida. Tienes que mantenerte en tu peso ideal, mantener el cuello en movimiento (si en tu trabajo estás obligado a mantener la cabeza estática, haz ejercicios cada cierto tiempo y así no se acumulará grasa, porque la circulación se mantendrá activa), utilizar cremas específicas para la zona o masajes.

Lipo y lifting

Sin embargo, si se trata de una papada que se queda en su sitio contra viento y marea, porque resulta que lo tuyo es heredado o que ya vas cumpliendo añitos que todo lo descuelgan, quizá debas tomar medidas más contundentes.

 

Gerard Butler, la geotormenta no crea papada.

Si el doble mentón es cosa de grasa acumulada, puedes hacerte una liposucción clásica (esto te va a costar de 1800 € en adelante). Si lo que has perdido es elasticidad, puedes hacerte un lifting (desde 6.000 €).

Val Kilmer y su doble mentón, en una entrevista en DubaiOne TV.

Lo más nuevo

Si nunca has sido muy de quirófano ni bisturíes, no está todo perdido para ti. Las mejores clínicas de estética están incorporando en los últimos meses un nuevo tratamiento para la papada que no es quirúrgico. Se trata de una multipunción con una aguja muy fina de un medicamento (se llama ácido desoxicólico y su nombre comercial es Belkyra), que causa la destrucción de las células grasas. “Una vez destruidas, esas células no pueden almacenar o acumular grasa”, explica la doctora Moreno Pentinel, de la clínica Eres Estética Médica. Puede que necesites de 2 a 6 sesiones que duran 30 minutos, espaciadas entre 4 y 6 semanas entre sí, y que cuestan entre 1500 y 1800 €.

Posted by:A. Campos

Con permiso del maestro Saint Laurent, la belleza que mejor sienta es la pasión, pero los cosméticos son más fáciles de comprar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *