Lo normal cuando se está enamorado es sentirse feliz, contento y relajado (la mayor parte del tiempo). Si en tu caso, estos sentimientos se ven superados por ansiedad, nerviosismo y baja autoestima, es señal de que algo no fluye como debería en vuestro paraíso personal. A continuación te enumeramos 7 señales de que estás viviendo una relación de pareja tóxica.

  1. Tu bienquerido muestra una actitud celosa, desconfiada y posesiva y no les gusta que tengas relaciones estrechas con amigos o familiares. Se cabrea cuando haces planes con tus colegas y él no está incluido, siente celos de tu compañero de trabajo o te llama cada 5 minutos para saber dónde estás y qué haces (y te cotillea el Watsapp). Solo se siente satisfecho si lo hacéis todo juntos.
  2. Cada vez con más frecuencia, te descubres excusando el comportamiento de tu pareja frente a amigos y conocidos. Las frases “tiene un mal día», “lo está pasando mal en el trabajo” o “es que está muy cansado” acaban convirtiéndose en tus coletillas más utilizadas.
  3. Cualquier cosa es motivo de riña. Las peleas y discusiones son cada vez más frecuentes y él siempre es quien tiene la última palabra.
  4. A medida que avanza la relación, te das cuenta de que para evitar discusiones tienes que hacer muchas renuncias. De pronto te encuentras midiendo todo lo que dices y haces y paulatinamente vas sacrificando tu personalidad para que tu pareja no se “enfade”.
  5. No importa el motivo de la discusión, terminas sintiendo que tú eres el responsable de que las cosas vayan mal. Por mucho que te esfuerces e intentes adaptarte, parece que nunca es suficiente para complacerle.
  6. Sea cual sea la situación, él siempre es la víctima. Nunca comete errores, son los demás los que se equivocan y, casualmente, es él quien tiene que “pagar por los fallos de los demás”.
  7. Te sientes mal en tu propia piel, sin ganas de nada, en constante tensión y preocupado por lo que puedas decir/hacer y por cómo reaccionará tu pareja ante esto o aquello.

Si te reconoces en estos puntos, aléjate de esta relación cuanto antes, pues es más tóxica que un bote de lejía.

Posted by:Paula Tabuyo

Nunca te saltes la hora del té.